cabezal de imagenes moviles area de link area de link
espacio

Canotaje Travesia

icono_kayakismo

icono_vela

icono_windsurf

icono_canotaje_competencia

destacados

construcciones-navales

Relatos Canotaje travesía

 

Río Tacuarembó - Mar/2005


Bitacora:


Curso: RÍO TACAUREMBÓ
Recorrido: MANUEL DÍAZ (RUTA 5) - ANSINA (RUTA 26)
Distancia: 85 km.
Días: 4
Año: 2005
Fecha: 24/03/2005 al 27/03/2005
Departamento: TACUAREMBÓ - RIVERA
Recorrido en Google Earth
Fotos:  

 

 

El río Tacuarembó y sus encantos

Río Tacuarembó - Marzo 2005 - Turismo

 

rio-tacuarembo

Los ríos ubicados al norte de río negro tienen un encanto especial, por agrestes, solitarios, recorriendo grandes distancias por zonas despobladas, manteniendo en estado natural el monte indígena y su fauna autóctona, características atractivas para todos los que gustamos y practicamos canotaje.


Las distancias hacen que para disfrutar de ellos necesitemos varios días, razón por la cual elegimos Carnaval o Semana de Turismo para realizar nuestras travesías.

 


En esta oportunidad, el destino fue el río Tacuarembó y la fecha Semana de Turismo.


Estuvimos dudando que tramo navegar, las opiniones estaban divididas entre Paso Manuel Díaz – Pueblo Ansina, o Pueblo Ansina - Paso de la Laguna, finalmente nos pusimos de acuerdo en hacer el primero de los mencionados, que presentaba mejores posibilidades de acceso, ingresando por Ruta 5 y arribando a la Ruta 26.


Partimos veinte canoeros el miércoles 23 a las 22.30 hs en el camión del amigo Mauricio que se ha convertido en el transporte oficial del Club Acal, toda una garantía en seguridad y puntualidad, colaborando siempre con la mejor onda, atando canoas, cargando tarrinas, ayudando a quién lo precise y dispuesto a la aventura.


La intención era pasar por Tacuarembó donde se nos acoplaría el amigo Celiar Ortiz, un tacuaremboense de ley, baqueano de esta zona (por pescador y canoero), y arribar alrededor de las 7 hs. del jueves, para iniciar la jornada temprano, contando con tiempo suficiente para navegar los 22 km asignados a la primera etapa y llegar con buen margen de luz para acampar.


Iba todo según lo programado hasta que a las 6 de la mañana, a 30 km. de Tacuarembó pinchamos el trailler, no hubiera sido problema si no fuera que también el auxiliar estaba desinflado. Las alternativas eran obvias, desenganchamos el trailler y continuamos hasta Tacuarembó para reparar el auxiliar mientras el resto de los compañeros quedaron abrazando una fogata que se armó al toque para paliar el intenso frío de la madrugada.


Se demoró algo más de lo pensado porque no había gomería nocturna y tuvimos que esperar hasta las 8.hs Resuelto el inconveniente continuamos, llegando a 10.30 hs. a Manuel Díaz, y ¡ por fin al agua¡.


Impacta desde el inicio la desbordante belleza del río que corre bordeado de barrancos con frondosa vegetación, salpicado cada tanto con pequeños arenales, viboreando entre los típicos cerros de esta zona, mostrando algunos, sus cumbres desgastadas y otros su forma de meseta con paredes escarpadas..


Paramos varias veces para apreciar desde campo adentro, las hermosas vistas que presentaban los cerros Gerónimo, Del Monte, Cuñapirú, que formando una escollera que se perdían en el horizonte.


El primer campamento lo hicimos frente a la desembocadura de la cañada Del Carpincho, casi frente al Cerro de la Corona. Ahí nos estaba esperando Celiar con un humeante guiso de porotos con carne de cerdo que fue clamorosamente recibido por los canoeros que a esa altura mordían todo lo que estuviera cerca.


El fogón y los clásicos cuentos amenizaron la noche hasta que el cansancio del viaje y la intensa jornada de remo doblegaron de a poco a los remeros que se fueron perdiendo entre las carpas.


La segunda jornada transcurrió pasiblemente, manteniendo el río características similares al primer tramo, aunque tuvimos que arrastrar canoas en algunas partes pedregosas, donde la sequía se hizo notar.


Al medio día paramos en Paso Rogelio para almorzar y dejar al amigo Gerardo que lamentando y con pesar tuvo que abandonar la travesía por consejo del Dr. Introini para tratarse en Pueblo Ansina de una rebelde infección en un pie que no respondía al tratamiento.


A partir de ahí, el cauce se vuelve tan sinuoso que Daniel Brea que era el hombre del G.P.S, marcando las distancias que se iban recorriendo, nos hacía notar que en algunos puntos estábamos retrocediendo.


Este río con un metro más de agua debe ser duro de domar, por lo cerrado de las curvas y por la cantidad de troncos cruzados, vestigios de viejas crecientes que le dan ese toque agreste y salvaje.


Llegamos a media tarde al segundo campamento, que fue pasando una corredera de unos 100 metros que finaliza con una hermosa caída de agua, formando una cascada donde disfrutamos de un largo baño, por supuesto que las canoas las pasamos de tiro, y por no tener medio metro más de agua nos quedamos con las ganas de largarnos..


Se estaba yendo la tarde y era hora de buscar donde acampar.


A un par de kilómetros encontramos un lugar protegido para las carpas y abundante leña para el fogón, y no lo pensamos más.


Ese segundo campamento lo marcamos por G.P.S en la margen izquierda del río y a 45 km. del punto de partida (Paso Manuel Díaz)


Para que no se piense que solo de guiso vive el hombre esa noche alegramos los espíritus con una oveja a las brasas, donada por un establecimiento de la zona mediante los buenos oficios de Celiar, el asador esta vez fue Huber quién contó con varios colaboradores que le cebaban mate mientras los costillares lagrimeaban lentamente sobre las brasas. Después de cenar algunos quedaron en torno al fogón, otros al río a probar suerte en la pesca, dejando líneas tendidas y aparejos en mano.


Estábamos aproximadamente a mitad del camino. Acordamos alargar el tramo a recorrer el día siguiente y acortar el último, ganando tiempo para viajar en la tarde del domingo a Montevideo.


El día amaneció hermoso como todos los que nos tocaron, ya a las 5 de la mañana había gente mateando al lado del fogón, aunque también hubo los que se despertaron a las 8 hs.


Una vez levantado el campamento y recogidas las artes de pesca que tenían varios bagres y tarariras nos hicimos al agua, eran las 9.30.


Los 25 km. recorridos ese día nos mostraron un río cambiante, con playas que alternaban entre angosturas y lagunas, pasando frente a un canal natural que comunica la laguna Hermosa con el río Tacuarembó, más adelante cruzamos la desembocadura del Cuñapirú, estuvimos tentados de hacer noche ahí atraídos por el encanto del lugar, pero eso alteraba los planes y por lo tanto seguimos.


A unos 14 km. de Pueblo Ansina vimos una playa amplia rematada con una arboleda tentadora para instalar el campamento y así fue.


No habían atracado todas las canoas y ya Huber tenía prendido el fuego, se fueron colgando las hamacas paraguayas y armando carpas mientras otros poníamos las lonas debajo de las cuales instalar la canoa, que dada vuelta nos ofició de mesa.


Esta vez el cocinero fue Luís Seijas, como era temprano y teníamos 4kg de harina, qué mejor idea que tortas fritas para la merienda, que en este caso se prolongó hasta la noche uniéndose a la cena, donde volvieron los guisos de arroz y lentejas, más el pescado frito. Mientras digeríamos la opípara cena las charlas de fogón coparon la noche, transcurrieron las horas acompañadas por un Tanat que estimulaba recuerdos, anécdotas, y disquisiciones filosóficas hasta que la madrugada llegó junto a la nostalgia de la última noche en el río.


El domingo hicimos los 14 km. finales de nuestro recorrido llegando al medio día a Pueblo Ansina donde Mauricio nos esperaba para regresar.


Tuvimos problemas con las luces del trailler que los solucionamos en Tacuarembó, al pasar el peaje de Paso de los Toros pinchamos y la reparación la hicimos en Durazno pero a esa altura y después de cuatro días de disfrute, alegría y compañerismo los problemas se ven como simples inconvenientes que quedan como anécdotas que enriquecen el paseo.


Arribamos a las 23 hs. a Montevideo con el cansancio del viaje y el deseo de volver.

 

Relato: Ariel Pérez
Fotos: Grupo Canotaje Travesía club ACAL

Web: http://www.clubacal.org.uy/
Correo-e: travesia@clubacal.org.uy

 

Slide Slide 1 Slide 2 Slide 3 Slide 4 Slide 5 Slide 6 Slide 7 Slide 8 Slide 9 Slide 10 Slide 11 Slide 12 Slide 13 Slide 14 Slide 15 Slide 16 Slide 17 Slide 18 Slide 19 Slide 20 Slide 21 Slide 22 Slide 23

 

 

 

 

atras

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

 

 
festejos-58-anios kayakismo-tercer-encuentro-2014 logo windguru calendario area de link